Make your own free website on Tripod.com

 

Profetas y Reyes

Prefacio

[Flash Player]

LA HISTORIA completa del "pueblo escogido," de los hijos de Abrahán "según la carne," es de un interés vasto y vital, principalmente quizá porque revela las muchas facetas del carácter sublime de Dios: su compasión infinita, su justicia perfecta, su sabiduría ilimitada, su poder inconmensurable y su amor eterno.

Pero de todo el período abarcado, ninguna parte es más interesante que la tratada en este tomo, a saber desde el tiempo en que Israel vivió coronado de gloria mundana hasta el de su cautiverio y restauración.

No es el objeto de este libro dar una crónica detallada de esa época, ni tampoco hacer una reseña histórica sistemática. Esto ha sido hecho en diversas ocasiones por otros autores. El fin de esta obra es más bien hacer resaltar lo más importante, señalar las grandes lecciones morales que deben aprenderse de los triunfos, las derrotas, las apostasías, el cautiverio y las reformas de Israel, presentar en forma práctica la ayuda que proporcionan a las almas estas lecciones en tiempos de prueba y demostrar la plenitud del amor y la misericordia de Dios en todo su trato con un pueblo obstinado y dominado por el espíritu de contradicción.

La historia presentada en este volumen principia en el momento cuando Israel era un reino unido y glorioso, dotado de un magnífico templo, centro del verdadero culto en el mundo. Sigue luego el relato de cómo ese pueblo se dividió y la historia del reino de las diez tribus, así como la de su deslealtad, que lo hundió al fin en el olvido del cautiverio.

Las alternativas de la carrera de Judá nos son presentadas en el desfile de sus reyes principales buenos y malos, hasta que lo encontramos también en cautiverio, con sus hijos llorando a orillas del Eufrates, mientras sus arpas cuelgan de los sauces y sus ojos se vuelven anhelantes hacia Jerusalén postrada en la desolación.

Se nos habla de la estada de Israel en Babilonia, de sus santos y profetas, del mensaje de liberación que proclamó un poderoso monarca de la tierra, del viaje a Jerusalén, de la reedificación del templo bajo la dirección divina y del restablecimiento de Israel en su propia tierra.

Abundan en el libro los estudios de grandes personajes y caracteres: Salomón, el sabio, cuya sabiduría no bastó para evitar que su corazón naufragase en la transgresión; Jeroboam, el político cuyos manejos dieron tan malos resultados; el poderoso Elías, de abolengo desconocido, pero que no carecía de misión ni de mensaje; Eliseo, el profeta que ofrecía paz y curación; Acaz, el temeroso y perverso; Ezequías, el tímido y bueno; Daniel, el amado de Dios; Jeremías, el profeta de las lamentaciones; Ageo, Zacarías y Malaquías, profetas de la restauración. A todos ellos supera, con gloria sobrenatural, el Rey que viene, el Cordero de Dios, el Hijo unigénito, en quien todos los símbolos de los sacrificios, así como la justicia y la paz, hallan un cumplimiento eterno.

El libro ilustra los planes de Dios, que no pueden ser estorbados. Si su Evangelio bienaventurado no puede ser proclamado al mundo con la cooperación de su pueblo, será transmitido con aun mayor amplitud a pesar de él. ¿Qué importa que esté cautivo en Babilonia? Mediante el testimonio fiel de unos pocos, el mayor rey de Babilonia será inducido a proclamar al mundo, por decreto real, su reconocimiento del Dios verdadero. Al terminar el cautiverio, el mensaje de libertad es proclamado por Ciro el Grande, de Persia. Si Dios lo quiere así, su pueblo dispone de la riqueza y el poder de los imperios.

En el plan de Dios, somos llevados hacia adelante, de las figuras a la realidad; de los gobernantes que perecen, al Rey eterno; de las glorias que se desvanecen, a las sempiternas e inmarcesibles; del pueblo mortal, que peca y perece, al pueblo que es justo en su fe en Dios e inmortal para siempre.

Que este tomo, escrito por una autora cuya partida lamentamos profundamente, pues falleció cuando se estaban preparando los últimos capítulos, resulte, como los otros tomos que nos dejó la misma pluma, en un medio de inducir a muchas preciosas almas a adorar al Dios único y verdadero, es la oración de LOS EDITORES.