Make your own free website on Tripod.com

 

Profetas y Reyes

Capítulo 48

"No con Ejército, ni con Fuerza"

[Flash Player]

INMEDIATAMENTE después de la visión que tuvo Zacarías acerca de Josué y el Ángel, el profeta recibió un mensaje referente a la obra de Zorobabel. Declaró Zacarías: "Y volvió el ángel que hablaba conmigo, y despertóme como un hombre que es despertado de su sueño. Y díjome: ¿Qué ves? Y respondí: He mirado, y he aquí un candelero todo de oro, con su vaso sobre su cabeza, y sus siete lámparas encima del candelero; y siete canales para las lámparas que están encima de él; y sobre él dos olivas, la una a la derecha del vaso, y la otra a su izquierda. Proseguí, y hablé a aquel ángel que hablaba conmigo, diciendo: ¿Qué es esto, señor mío? . . . Entonces respondió y hablóme, diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, en que se dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos."

"Hablé más, y díjele: ¿Qué significan estas dos olivas a la derecha del candelero, y a su izquierda? Hablé aún de nuevo, y díjele: ¿Qué significan las dos ramas de olivas que por medio de dos tubos de oro vierten de sí aceite como oro? . . . Y él dijo: Estos dos hijos de aceite [ungidos, V.M.] son los que están delante del Señor de toda la tierra." (Zac. 4: 1-6, 11-14.)

En esta visión los dos olivos que están delante de Dios son representados como haciendo correr áureo aceite por tubos de oro desde sí mismos al recipiente del candelero. De éste se alimentan las lámparas del santuario, para poder producir una luz brillante y continua. Asimismo, de los ungidos que están en la presencia de Dios es impartida a sus hijos la plenitud de la luz, el amor y el poder divinos, a fin de que ellos puedan impartir a otros, luz, gozo y refrigerio. Los que son así enriquecidos tienen que enriquecer a otros con el tesoro del amor de Dios.

Mientras reedificaba la casa del Señor, Zorobabel había trabajado frente a múltiples dificultades. Desde el comienzo, los adversarios habían debilitado "las manos del pueblo de Judá, y los arredraban de edificar, . . . e hiciéronles cesar con poder y fuerza." (Esd. 4: 4, 23.) Pero el Señor se había interpuesto en favor de los constructores, y hablaba ahora por su profeta a Zorobabel, diciendo: "¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura: él sacará la primera piedra con aclamaciones de Gracia, gracia a ella." (Zac. 4: 7.)

Durante toda la historia del pueblo de Dios, los que hayan procurado ejecutar los propósitos del Cielo se han visto frente a montañas de dificultades, aparentemente insuperables. El Señor permite esos obstáculos para probar nuestra fe. Cuando nos vemos rodeados por todos lados, es el momento cuando más debemos confiar en Dios y en el poder de su Espíritu. El ejercicio de una fe viva significa un aumento de fuerza espiritual y el desarrollo de una confianza inquebrantable. Así llega a ser el alma una fuerza vencedora. Ante la demanda de la fe, desaparecerán los obstáculos puestos por Satanás en la senda del cristiano; porque las potestades del cielo acudirán en su ayuda. "Nada os será imposible." (Mat. 17: 20.)

Cuando el mundo emprende algo, lo hace con pompa y jactancia. El método de Dios es hacer del día de los pequeños comienzos el principio del glorioso triunfo de la verdad y de la justicia. A veces prepara a sus obreros sometiéndolos a desilusiones y fracasos aparentes. Se propone que aprendan a dominar las dificultades.

Con frecuencia los hombres están tentados a vacilar delante de las perplejidades y los obstáculos que los confrontan. Pero si tan sólo sostienen firme hasta el fin el principio de su confianza, Dios les aclarará el camino. Tendrán éxito al luchar contra las dificultades. Frente al espíritu intrépido y la fe inquebrantable de Zorobabel, las grandes montañas de las dificultades se transformarán en una llanura; y las manos que pusieron los fundamentos "acabarán" la casa. Sacarán "la primera piedra con aclamaciones de Gracia, gracia a ella." (Zac. 4: 9, 7 )

El poder humano no estableció la iglesia de Dios ni puede destruirla. La iglesia no fue fundada sobre la roca de la fuerza humana, sino sobre Cristo Jesús, Roca de la eternidad, "y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella." (Mat. 16: 18.) La presencia de Dios da estabilidad a su causa. Las instrucciones que nos llegan son: "No confiéis en los príncipes, ni en hijo de hombre." (Sal. 146: 3.)"En quietud y en confianza será vuestra fortaleza." (Isa. 30: 15.) La gloriosa obra de Dios, fundada en los principios eternos de la justicia, no será nunca anonadada. Irá de fortaleza en fortaleza, "no con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos." (Zac. 4: 6.)

Se cumplió literalmente la promesa: "Las manos de Zorobabel echarán el fundamento a esta casa, y sus manos la acabarán." (Vers. 9.) "Y los ancianos de los Judíos edificaban y prosperaban, conforme a la profecía de Haggeo profeta, y de Zacarías hijo de Iddo. Edificaron pues, y acabaron, por el mandamiento del Dios de Israel, y por el mandamiento de Ciro, y de Darío, y de Artajerjes rey de Persia. Y esta casa fue acabada al tercer día del mes de Adar [duodécimo mes], que era el sexto año del reinado del rey Darío." (Esd. 6: 14, 15.)

Poco después, el templo restaurado fue dedicado."Los hijos de Israel, los sacerdotes y los Levitas, y los demás que habían venido de la trasportación, hicieron la dedicación de esta casa de Dios con gozo . . . . Hicieron la pascua a los catorce del mes primero." (Esd. 6: 16, 19.)

El segundo templo no igualaba al primero en magnificencia, ni fue santificado por las manifestaciones visibles de la presencia divina que se vieron al ser inaugurado el primer templo. No hubo manifestación de poder sobrenatural para señalar su dedicación. No se vio que una nube de gloria llenase el santuario recién erigido. Ningún fuego descendió del cielo para consumir el sacrificio sobre su altar. La shekina, o presencia de Dios, no moraba más entre los querubines del lugar santísimo; el arca, el propiciatorio y las tablas del testimonio no se encontraban allí. Ninguna señal del cielo daba a conocer la voluntad de Jehová al sacerdote inquiridor.

Sin embargo, se trataba del edificio acerca del cual el Señor había declarado por el profeta Ageo: "La gloria de aquesta casa postrera será mayor que la de la primera." "Y haré temblar a todas las gentes, y vendrá el Deseado de todas las gentes; henchiré esta casa de gloria, ha dicho Jehová de los ejércitos." (Hag. 2: 9, 7.) Durante siglos hombres sabios han procurado demostrar en qué se cumplió la promesa que Dios hizo a Ageo; y sin embargo muchos se han negado persistentemente a ver un significado especial en el advenimiento de Jesús de Nazaret, el Deseado de todas las gentes, quien por su presencia personal, santificó las dependencias del templo. El orgullo y la incredulidad cegaban sus mentes y les impedían comprender el verdadero significado de las palabras del profeta. El segundo templo fue honrado, no con la nube de la gloria de Jehová sino con la presencia de Aquel en quien moraba "toda la plenitud de la divinidad corporalmente," mismo "manifestado en carne." (Col. 2: 9; 1 Tim. 3: 16.) Al ser honrado con la presencia personal de Cristo durante su ministerio personal, y sólo en esto, fue cómo el segundo templo excedió en gloria al primero. El "Deseado de todas las gentes" había llegado de veras a su templo, cuando el Hombre de Nazaret enseñó y curó en los atrios sagrados.